Lucía Reed

Lucía Reed

Lucía Reed

Lucía, nuestra alumna de la semana, es una estudiante ¡muy polifacética! Le apasiona el
mundo de las Artes, sobre todo escribir. También le encanta leer, pintar y hacer fotografías. ¡Y
la música! Toca el piano desde que tenía siete años.
Por otra parte, siempre le han interesado las Ciencias y por eso eligió el Bachiller sanitario. Le
atraía la Medicina, pero no tenía referentes en la familia y tuvo que preguntar a personas de
su entorno. “Me hubiera gustado dedicarme a la escritura. Poner las ideas en papel da
perspectiva a las cosas. Pero pensé que debía diferenciar entre mis hobbies y mi profesión. Y
me decanté por la Medicina”.
Decidió estudiar en la UNAV por el prestigio de la universidad y por la posibilidad de estudiar la
carrera en inglés: “Mi padre es inglés. Aunque vivimos en Madrid, en la familia siempre
hablamos en inglés”.
Por el momento (está en segundo curso), la carrera le encanta: “Tiene ese componente
humano que me entusiasma. Supone dedicación, pero no me cuesta, porque me interesa
mucho lo que estudio. Los dos primeros cursos son teóricos, pero el tercero es muy práctico.
Nuestros veteranos nos cuentan y estoy con unas ganas tremendas de llegar a tercero”.
Conoció nuestra residencia a través de dos compañeras de su colegio, que venían a estudiar a
Pamplona ¡precisamente Medicina!, nuestras queridas Gabriela y Ana. Y, a su vez, Ana venía
recomendad por otro antiguo alumno, ¡Alfonso! Madrid parece grande ¡pero no lo debe ser
tanto!
“En la residencia los estudiantes de Medicina somos una piña. A veces te limita la posibilidad
de ampliar tu círculo, pero tenemos una base común muy importante. Además, habría
acabado teniendo estas amigas, aunque no estudiaran Medicina, porque son grandes
personas, cada una desde su especificidad. Nadie se queda fuera en Medicina. Nuestros
veteranos nos acompañaron el primer día de clase y nosotros lo hemos hecho con los de
primero. También organizamos una reunión unos días antes, para explicarles todo. Tenemos
un grupo y estamos muy pendientes de ellos”. Y esta semana empezó el Mentoring de
Medicina en la residencia, con muy buena acogida, ¡sobre todo femenina!
Se define como una persona muy reflexiva y analítica. Lo que más destaca en ella es su alegría,
¡siempre te recibe con una sonrisa! “Me encanta sonreír, me sale natural. Siempre pienso que
mi estado de ánimo afecta a quienes están conmigo. Transmitiendo alegría puedes mejorar el
día de otras personas”. Así es, las famosas ¡neuronas espejo!